El salto de la improvisación en el siglo XX

La improvisación teatral ha formado parte del mundo del teatro durante siglos, pero es en el siglo XX cuando pasa a tener un papel mucho más protagonista y da el salto para afianzarse como espectáculo en sí y no solo como recurso teatral.

salto de la impro en eñ siglo XX

Durante los años 1920 y 1930, Viola Spolin, considerada la abuela americana de la improvisación, comenzó a desarrollar una nueva forma de enseñar teatro a los niños. Viola pensaba que la forma de que los niños aprendieran y disfrutasen del arte dramático era presentárselo a través de diferentes juegos, por lo que termino creando y desarrollando un método de entrenamiento para actores basado en el juego. Cada uno de los juegos tenía como objetivo superar los diferentes problemas con los que un actor puede encontrarse en los inicios en el mundo del teatro, desde falta de emoción en escena, problemas de proyección de voz, incapaz de moverse libremente en escena o, incluso, falta de escucha.

Improvisation for the theaterEste método desencadenó una nueva capacidad creativa en los actores que terminó dando lugar a lo que se conoce como “shetch-based improv”, en el que en vez de utilizar los ensayos tradicionales como método para escribir el texto de una obra se comenzaron a utilizar la improvisación y los juegos, convirtiendo a los actores en los escritores de la misma. En 1963, Viola Spolin publicó su libro Improvisation for the Theater donde recogía todos estos nuevos métodos y técnicas de improvisación aplicadas al teatro.

Más tarde, en 1977, el artista, escritor y director de cine, Clive Barker escribe el libro Theatre Games: a new approach to drama training, donde desarrolla una metodólogia utilizando juegos, basándose en su propia dificultad para interpretar personajes o situaciones que no ha experimentado antes.

Viola Spolin y Clive Barker fueron los primeros en empezar a desarrollar metodologías basadas en la improvisación y en señalar los beneficios de la misma para desarrollar la creatividad y espontaneidad del actor.The second City

A mediados de los años 50, el hijo de Spolin, Paul Stills, fue uno de los impulsores del teatro de improvisación en la Universidad de Chicago, siendo fundador, junto a David Shepherd, de los “Compass Players” que termino conduciendo a la formación de “The Second City” en 1959. Su primera generación de actores se vieron fuertemente influenciados por Spolin, los cuales, usando sus técnicas y métodos de entrenamiento, pudieron crear una improvisación teatral satírica sobre temas sociales y políticos de actualidad. El éxito de “The Second City”  ha sido, en gran parte, responsable de la popularización del teatro de improvisación, que se ha terminado convirtiendo en una forma de comedia conocida como improvisación o impro.

Por “The Second City” han pasado numeroso improvisadores, entre ellos, cabe destacar al improvisador y escritor Del Close. Del Close es considerado una las mayores influencias de la improvisación moderna. A finales de los años sesenta formaba parte del grupo de improvisación “The comitte” donde desarrolló una nueva forma de improvisación llamada Harold. En 1994 pública, junto a Charna Chaplen y Kim Howard Johnson, el libro “La verdad en la comedia” dónde describen las técnicas conocidas como Long form y, la ya mencionada, Harold.la verdad en la comedia

Paralelamente, durante la década de los 50, Keith Johnstone desarrolló una serie de teorías sobre la creatividad y la espontaneidad que posteriormente integró a su cátedra en la Universidad de Calgary (Canadá). Johnstone perseguía la idea de un teatro más espontáneo y creativo, más cercano al hombre común, ya que él entendía que el teatro se había vuelto cada vez más y más pretencioso. Todo esto le llevo a la idea de juntar teatro y deporte creando así el “Theatresports” dónde las reglas deportivas se adaptaron e incluyeron al teatro de improvisación.

Por otro lado, en la década de los setenta, se cuenta que, en Canadá, Robert Gravel e Yvon Leduc estaban viendo un partido de Hockey sobre  hielo y, en el descanso, comenzaron a parodiar el encuentro improvisando diferentes situaciones. El público asistente en el bar se rió y aplaudió  tanto que los dueños pidieron que repitieran el espectáculo a la semana siguiente. Y así, fue creado, bajo una fuerte influencia del trabajo de Keith Johnstone, el 21 de Octubre de 1977, lo que se conoce como Match de Improvisación, naciendo con ello la LNI (Liga Nacional de Improvisación) en Québec (Canadá).

A raíz de todo esto la improvisación comienza a llegar a todos los rincones del mundo, celebrándose  en 1987 el primer Match histórico de Improvisación de habla Hispana en Argentina, dónde participaron las jugadoras canadienses Sylvie Potvin y Sylvie Gagnon (ambas pertenecientes a la Liga Nacional de Improvisación, LNI) y el Argentino Ricardo Behrens. (Para más info aquí)

En la última decáda del siglo XX y en los inicios del siglo XXI hemos podido observar como han nacido numerosas compañías de improvisación por todo el mundo, desarrollando los formatos nacidos durante el siglo XX o creando nuevos basándose en ellos. Durante los últimos años, se han sucedido numerosas competiciones y encuentros de improvisación en múltiples lenguas. Las escuelas de teatro improvisado se han multiplicado en los últimos años pudiendo encontrar cada vez más variedad de improvisadores, métodos y formatos.

A pesar de que la improvisación ha sido considerada en numerosas ocasiones la “niña fea” del teatro, lo cierto es que la fuerza con la que está creciendo y asentándose demuestra el gran potencial de esta disciplina.

 

Suscríbete gratis a Mundo Impro
No te pierdas ninguno de nuestros posts. Escribe tu mail y aterriza en nuestro mundo.

No te mandaremos SPAM. Prometido por el "sí a huevo".

logobanner

Contribuye a difundir la palabra de la impro. Si te ha gustado este contenido, ¡compártelo!
Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Google+Print this pageBuffer this pageDigg this

Sara CG

Ingeniera de profesión y nacida en Madrid. Monitora, escaladora, montañera, improvisadora y viajera, lo de ingeniera es meramente anecdótico. Amante incondicional del “¡Sí a huevo!” en todas sus formas y colores, lo que termina haciendo de su vida un mundo bastante impredecible.

2 comentarios sobre “El salto de la improvisación en el siglo XX

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: